En el silencio de la noche

Nadie entiende la noche,

Cómo algo tan maravilloso,

sublime, ayudado con la luna

A veces con estrellas o

Lluvias,

momentos de paz, de silencio,

de calma,

Llenando con amor

tranquilidad, entre esas

brisas marinas,

Con su silencio imperante

entre olas

armoniosas, alocadas a veces,

De pronto se rompió todo,

llegaste tú, asi sin avisar,

Llegaste a perturbar

esa taciturna noche de

silencio,

Con esa fría sensación de la

Muerte.

Sí, ahí fue dónde

trajiste un ruido

ensordecedor con un

llanto, gritos y dolor.

Quién pudiera entender lo

impredecible, inadmitible e

incontrolable

de un día normal y apacible

desprender vidas sin dejarse

ver ese espectro,

en ese único y mortal silencio

mordaz trágico,

En una ciudad con

Amaneceres adornados

muchas veces con esos

Hermosos y radiantes rayos

de sol,

ahora silenciada,

Porqué , ya su brillo lo opacó

El instante que fueron

tragados inocentes almas,

En ése silencio de la noche,

Cayeron al vacío,

En un desorden de recuerdos

ahi, dónde fuera un momento

O siempre un hogar.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s